Author: Rafael Ballén

Profesor investigador y escritor. Ph.D en derecho público.

¡Fiscal Barbosa, renuncie!

Ese paseíllo ha sido la torpeza más reciente, porque uno tras otro han sido muy zopencos los pasos andados en su breve trayectoria como fiscal.

¡Que Uribe no está solo!

El cuadrito contiene el mensaje central, con signo de admiración, mayúsculas sostenidas y todo: ¡USTED NO ESTÁ SOLO! Claro, el aviso para ser más realista debió decir: ¡USTED NO ACTUÓ SOLO!

¿Trump y Duque alistan invasión a Venezuela?

Con el ingreso de las tropas norteamericanas a Colombia, el presidente Duque no solo ha quebrantado…

Coronavirus e ilegitimidad del Estado

Resumen Este artículo investiga la ilegitimidad del Estado y de sus gobernantes, por no satisfacer los…

Duque es un mentiroso compulsivo

Duque es un mentiroso compulsivo

Todos los gobiernos mienten. Esa inclinación a la mentira, a la hipocresía, al engaño, no es nueva. Es de la esencia del poder y de la praxis política.

Testimonio y reflexión Corrupción y elecciones territoriales

Todos los estudios de corrupción en Colombia indican que durante el siglo xx hubo cuatro grandes sistemas de defraudación a la sociedad.

No extradición de Santrich y renuncia del Fiscal

La Justicia Especial para la Paz —JEP—, como lo esperaba la mayoría de los colombianos, decidió proteger la garantía de no extradición de Jesús Santrich.

Guaidó y Duque fabrican su verdad

Desde cuando Goebbels, ministro de propaganda e información de Hitler, hizo de la mentira un arma política, Laureano Gómez la asimiló, Uribe la hizo suya y se la enseñó a Duque y este a Guaidó, se creó el más grande bloque internacional de impostores.

En 2019 el terrorismo llegó de mañanita

Los dolorosos hechos del 17 de enero han disparado de nuevo la insensatez: han puesto a decir cosas incoherentes a las autoridades.

¿Por qué tanto estropicio contra la JEP?

Para resolver el anterior interrogante es preciso mirar un poco el contexto en el que surgió esa sigla. La Justicia Especial para la Paz —JEP— hace parte del punto 5 de los Acuerdos de Paz firmados entre el Estado colombiano y la guerrilla denominada Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia —FARC—.